jueves, 7 de enero de 2010


Las cosas en su lugar: Redrado a un costado
Ante la negativa del Presidente del Banco Central de aceptar sus propias renuncias (qué paradójico) Cristina tomó la sabia decisión de removerlo por decreto de su cargo con sólidos argumentos: mala conducta por el no cumplimiento de sus deberes como funcionario público e instrumento del Poder Ejecutivo Nacional, este señor no cumplió con la Ley ya que los decretos de necesidad y urgencia tienen fuerza de Ley.
Los personajes que practican la politiquería como Gerardo Morales, Pinedo o Sanz y que tienen cámara de sobra para hablar de lo que quieran decían que peligran las instituciones, que este es otro atropello de la Presidenta, que no se cumplen las leyes... quédense tranquilos que la yegua va a atropellar para profundizar los cambios en esta recta final que son los dos años de mandato que faltan, pero Cristina atropella dentro de las leyes: las leyes se cumplen, se respetan y hoy por suerte se respetan para beneficiar al pueblo argentino, no se respetan para darle la espalda a la gente como lo hicieron durante tantos años muchos políticos.
La carta orgánica del Banco Central señala que cualquier miembro del directorio puede ser removido por el Poder Ejecutivo, sin que ninguna comisión tenga un carácter vinculante, o sea que influya sobre esa decisión. El Poder Ejecutivo es Cristina y a Cristina la votamos nosotros... Y ella como Presidenta no tiene que consensuar ni pedir permisos a nadie si las leyes no lo requieren.
Es realmente penoso ver como los medios de comunicación y la oposición de siempre critican, no la creación del Fondo del Bicentenario en este caso, sino las formas... Nos preguntamos... ¿Cuándo van a hablar del fondo? Si cuando fueron Gobierno dejaron al país con 8 mil millones de dolares de reservas... ¿Con que autoridad ética pueden opinar 'de las formas' de un Gobierno que en materia de economía hizo las cosas tan bien que logró que en 7 años las reservas crezcan hasta alcanzar los 48 mil millones de dolares?
Con respecto al fondo, en este caso al Fondo del Bicentenario, La Campora de San Telmo no somos economistas, tal vez algún compañero lo sea y aún no lo haya confesado, pero queda claro que el pago de la deuda a través del Fondo del Bicentenario trae beneficios para todos, por las tasas de intereses, para renegociar la deuda, para atraer inversiones, para alejar a los especuladores... Si usando la tercera parte de un excedente se libera una parte del presupuesto para usar en obra pública ¿Cuál es el problema? Como dijo Boudou en 6,7,8: dejen gobernar y no pongan más palos en la rueda... ¿Por qué no criticaron en su momento ese gran blindaje que nos quiso pintar De la Rua como la salvación?

Gracias Cristina por otra buena decisión: por esta convicción y estas decisiones te vamos a bancar siempre.
Y para pensar: no coloquemos a futuros desleales en lugares importantes, que le terminan dando de comer a todos los buitres anti-patria mediáticos.
La Campora de San Telmo con Convicción K

0 comentarios:

 

Página/12

ElArgentino.com