lunes, 1 de noviembre de 2010


La Cámpora San Telmo acompañó el miércoles de éste Octubre aquel conmovedor movimiento, formó parte de él y se fundió y mezcló en el amor con el que todos supimos -y sabemos- recordar, en éstas horas nostálgicas marcadas con el tic-tac de unas apenadas lágrimas, a nuestro eterno y querido líder... Néstor. 
En la Plaza los pibes coreaban, cantaban la marcha con las mejillas húmedas, que parecían reanimarse en mitad de la pesadumbre, de la pérdida... los pibes cantaban, sí, cantaban, con esos famosos dedos en V, con la voz quebrada, pero cantaban... y pasaban, pasaban señoras con el pañuelo en mano, con una foto en mano, con un improvisado cartelito escrito que gritaba "FUERZA CRISTINA", "NESTOR VIVE", y pasaban, con el dolor en mano. Y pasaban las banderas de diferentes agrupaciones haciendo eco de un sentir nacional y popular, haciendo ruido en el triste silencio de la fatalidad. Y pasaban, y se pasaban los minutos, las horas, y no pasaba el estupor, no pasaba esa agria y cruda sorpresa... pero el movimiento crecía, se alimentaba de otros que salieron de sus casas, que dejaron sus quehaceres. El movimiento era pasión por alguien que recuperó nuestras banderas. 
La Cámpora San Telmo acompañó a la gente que hizo esa larga fila el día jueves de éste Octubre esperando para despedirse, La Cámpora San Telmo estuvo delimitada por las vallas o fuera de ellas, como estuvo esa combinación tan peculiar de emociones, impregnada en las paredes, en los suelos, en los árboles, en los hijos de un gran hombre, y en una esposa que firme, frente a un cuerpo adormecido, recibía el clamor, las caricias, las gracias, los abrazos y las palabras... Y recibía amor, pingüinesco amor. 
La Cámpora San Telmo acompañó el andar del día viernes de éste Octubre... este Octubre... nunca se olvidará éste Octubre, hubo un 17 hace sesenta años y hay un 27 a partir de ahora, nunca se olvidará ni ese miércoles, ni ese jueves, ni ese viernes. No, no se olvidará este Octubre. Y no se olvidará la oleada popular tirándose sobre el coche que llevaba a nuestro hombre, no se olvidará la metafórica lluvia, el viento que soplaba frío como soplaba el alma aullando, los policías que no pudieron frenar la ola, no se olvidará la ola, la ola despidiendoló... no se podrá olvidar, ni aunque otros quieran, ni aunque otros larguen fieras carcajadas... no se olvidará porque no se querrá, porque este recuerdo está y estará sustentado por algo elemental... el amor de un pueblo que lo lloró éste Octubre a Néstor Carlos Kirchner, el amor de un pueblo que abrazó a una mujer que lloró éste Octubre, a nuestra Cristina Fernández de Kirchner, no se olvidará porque lo eligieron y lo elegirán los jóvenes que llevarán adelante este proyecto junto a Máximo Kirchner, jóvenes que descubrieron la política poniendo el cuerpo, dedicándole la vida.






0 comentarios:

 

Página/12

ElArgentino.com