Carne, lácteos y cerdo para todos - repercusiones

viernes, 15 de julio de 2011

Feria itinerante con liturgia peronista

Tres camiones ofertan los alimentos a precios muy por debajo de los que se consiguen en supermercados y almacenes, debido a que eliminan la intermediación. Se acercaron cientos de vecinos y militantes que acompañaron poniendo la marcha peronista a todo volumen.

Por Fernando Krakowiak
Un rastrojero viejo con dos pequeños parlantes hace sonar la marcha peronista a todo volumen sobre la calle Cochabamba, casi en la esquina con Bolívar. Detrás se ven tres camiones rodeados de gente. En el primero venden carne vacuna, en el segundo lácteos y en el último, cerdo. El nombre de los productos figura con letras grandes en el trailer de cada vehículo, acompañado con la leyenda “para todos”. La escena se completa con un grupo de jóvenes que sostiene banderas de “La Cámpora San Telmo”, “Cristina 2011”, “Unidad Básica Pueblo Peronista” y una pancarta con la frase “Que florezcan mil ideas para continuar garantizando alimentos, salud y trabajo al pueblo peronista”. Podría ser parte de un cuento de Osvaldo Soriano, pero es la feria itinerante que organizó el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para ofrecer alimentos a precios bajos, que ayer pasó por San Telmo y hoy estará en Lugano.
La fila más larga se formó delante del mostrador de “Carne para todos”. A las 10 de la mañana, unas cien personas esperaban para comprar asado a 10,5 pesos el kilo, bife ancho a 11,80, vacío a 12,65 y carnaza a 7,65 pesos, entre otros cortes populares. El camión comenzó hace tres meses vendiendo en la provincia de Buenos Aires y recién esta semana llegó a la Capital Federal. “La demanda acá viene siendo muy buena, pero en provincia la gente lleva más cortes porque son familias más numerosas. Donde más vendimos fue en San Justo”, señaló a Página/12 Richard González, encargado del puesto en el que trabaja junto a otras cinco personas. Todos son empleados de Ricardo Bruzzese, empresario de la industria de la carne y precandidato a intendente de La Matanza.
Los camiones que se sumaron esta semana a la feria itinerante son los que venden lácteos y cerdos. La oferta de lácteos está a cargo de un grupo de seis pymes bonaerenses, que crearon la sociedad comercial Violtex y además comercializan productos de otras pymes. Ayer ofrecían dos combos. Una versión económica de 25 pesos que incluye seis artículos: un queso crema de 320 gramos y un queso cremoso, elaborados por la empresa Festa de Las Heras; un dulce de leche de 400 gramos, de la firma Tanto de Marcos Paz; una manteca de 100 gramos marca Principal, hecha por La Primera de Villa María, Córdoba; un sachet de leche Amasuy y un postrecito de vainilla, ambos provistos por Agropecuaria Las Garzas, de la localidad bonaerense de Navarro. La versión “premium” cuesta 40 pesos y suma un queso sardo y otro postrecito. Además, venden los productos sueltos.
“Ganamos lo mismo que vendiendo por los canales tradicionales, pero podemos hacerlo más barato porque de este modo se elimina la intermediación”, sostuvo a este diario Marcelo Festa, proveedor de los quesos, quien ayer estuvo atendiendo personalmente el puesto en San Telmo.
–¿Por qué decidieron sumarse? –preguntó Página/12 a Festa.
–Me lo ofreció la Secretaría de Comercio Interior. Algunos colegas me cuestionaron por haberme sumado. Dicen que estoy haciendo política, pero lo cierto es que yo tengo fábrica de quesos y vivo de las ventas. Me dieron la oportunidad y la tomé. Además, a la gente le damos un producto bueno y barato. Ayer (por el miércoles) vendimos 700 bolsas.
Página/12 conversó con algunas de las personas que se acercaron a comprar. La mayoría se había enterado por la televisión y se mostraron conformes con los precios. “Compré un kilo de queso sardo a 30 pesos y en el súper está a 52 pesos. Lo que no está tan barato es la manteca, la pago entre 7 y 8 pesos y acá estaba a 6,20, pero la marca no es conocida”, afirmó Noemí, una vecina del barrio.
La venta de cerdo también tuvo ayer una fuerte demanda. Los empleados del puesto destacaron que el miércoles en Mataderos habían vendido 250 bolsas y ayer esperaban colocar 300. Al igual que en el caso de los lácteos, hay dos combos. El económico es una bolsa de cuatro kilos por 30 pesos, que combina dos kilos de chuleta y dos kilos de recortes (patitas, riñón, lengua, cabeza), y otra “premium”, a 40 pesos, que incluye un kilo de pechito con manta, un kilo de chuleta y dos kilos de recortes. La empresa que comercializa los cerdos es el frigorífico San José de Lomas del Mirador, propiedad de los mellizos Sergio y Daniel Lamberti.
Los camiones cambian de barrio todos los días. Hoy estarán en el club Savio, entre Lugano 1 y 2, pero no hay un cronograma que permita conocer su destino con mayor anticipación. Los empleados que ayer estaban en los puestos dijeron que se enteran algunas horas antes a dónde les tocará ir y justificaron que no se difunda un cronograma porque si no sería muy difícil hacer frente a la demanda. Eso evidencia la principal debilidad de un programa que por ahora canaliza un porcentaje insignificante de la oferta, aunque la intención oficial es ir incrementándola. En ese caso, los militantes de la agrupación Fuerza Peronista, de Avellaneda, que acompañan con el rastrojero para poner la marcha peronista de fondo, también deberán repartirse, si es que quieren que las ferias conserven la liturgia actual.


El puesto de “Lácteos para todos” vende una bolsa con seis productos a 25 pesos.
Imagen: Rafael Yohai

1 comentarios:

Monica dijo...

cuando me hospede en un hotel en san telmo hace poco leí sobre la campora. no los conocía. la verdad el grupo de jóvenes sabe lo que quiere.

 

Página/12

ElArgentino.com