Los patriotas resistentes, hombres de templanza.

domingo, 18 de septiembre de 2011



Bebe, las nuevas generaciones aprendemos todo el tiempo el legado de ustedes, los patriotas resistentes, hombres de templanza.



Eterna memoria a John
Se cumplen hoy cuarenta y dos años de la muerte de John W. Cooke, en la ciudad de Buenos Aires, el 19 de septiembre de 1968, víctima de un cáncer.
A los amigos y compañeros que llegaban a visitarlo al Hospital de Clínicas, el Bebe, como era conocido, quería ahorrarles cualquier congoja:
“Me he pasado la vida intentando construir células - decía - y ahora estoy luchando para evitar que se reproduzcan”.
Y a su entrañable compañera Alicia Eguren, le escribe días antes:
“Yo viviré como recuerdo, el tiempo que me tengan en la memoria las personas que de veras me han querido; y en la medida que he dedicado mi vida a los ideales de la libertad humana, me perpetuaré en la obra de quienes continúen esa militancia”.
Alicia fue su esposa y su par de militancia; de cárceles y como milicianos cuando la Invasión yanki contra Playa Girón, en Cuba, en 1962.
Juntos, Alicia y John, habían creado Acción Revolucionaria Peronista – ARP – como una escuela de cuadros arraigada en el movimiento de masas.
Juntos, Alicia y John, conformaron por lo ostensible de su ternura dentro de la clandestinidad de la resistencia obrera y la conspiración política antidictatorial, la pareja que sería el paradigma cotidiano del amor y la lucha popular organizada para toda una generación de militantes.
Un nuevo tipo de pareja política.
El Gordo John no alcanzaría a ver el Cordobazo de 1969, dejó sin embargo una obra inmensa por su calidad, actualidad y el sesgo universal de los debates que protagonizó, a la altura de los pensadores más notables y comprometidos de la época, todos ellos de incuestionable significación local.
Un solo ejemplo: Sus intervenciones parlamentarias - como diputado peronista por la Ciudad de Buenos Aires en los años ´50 – harían poner colorados si leyeran, a buena parte de quienes hoy ocupan esas mismas bancas; por la data exhaustiva de conocimientos que pone en juego, la calidad expositiva de la argumentación, su intensa lealtad a la masa y al proyecto político por el que había sido elegido, cada vez que tomaba la palabra.
Alicia cuidó esa obra en vida y después fue primera en advertir, públicamente, los abismos hacia los cuales podría llevar la confusión entre el verticalismo y “la orgánica” de masas, en los prolegómenos del triunfo histórico de Héctor J. Cámpora en marzo de 1973, tampoco titubeó en designar como “fascismo” lo que sobrevino inmediatamente después; siendo secuestrada y asesinada por los sicarios del Almirante Massera en 1976.
Ese legado intacto y tumultuosa persistencia histórica, de dimensión latinoamericana - pues en él enhebran amistades que van desde Ernesto Guevara y Salvador Allende hasta Roque Dalton - , no quedaron, sin embargo, del lado de la muerte y traspasaron todos los olvidos de la crueldad humana.
Los devolvieron a la acción de Gobierno la insurrección popular de Diciembre de 2001 y otra pareja de militantes formados en esa estela.
La orden presidencial del compañero Néstor Kirchner de “bajar los cuadros”, poner así una lápida simbólica sobre el partido militar y recuperar para la acción política nacional los resortes económicos del Estado de manos de la oligarquía financiera transnacional, devolvieron a la militancia actual aquellos inolvidables ejemplos de vida.
Las políticas de reparación social, desarrollo industrial y científico y de refundación democrática del proyecto histórico de los argentinos, de nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, su continuación, están concretando aquel indignado Que se Vayan Todos y dando paso multitudinario a la Generación del Bicentenario.
Estas son nuestras raíces.
La Cámpora de San Telmo – Templanza Suramericana – hace suya hoy la misma semblanza política que hacen de Cooke los militantes de una unidad básica de la época:
“En el lapso de veintitrés años cumplió todos los papeles posibles que puede desempeñar un político, salvo el de burócrata: diputado nacional, profesor universitario, periodista, prisionero, prófugo, exiliado, clandestino, conductor máximo del Movimiento – por expresa voluntad de Perón -, activista revolucionario, guerrillero combatiente y teórico fundamental”.
Y desde la formación política y la acción territorial organizadora, concebidas como dos alas del mismo vuelo, honra la eterna memoria de nuestros queridos precursores.


La Cámpora de San Telmo – Templanza Suramericana.
19 de septiembre de 2011.

0 comentarios:

 

Página/12

ElArgentino.com