Luchando por la equidad de género

miércoles, 12 de junio de 2013

  Algunos las acusan de histéricas, otros directamente las califican de lesbianas. Pero, ellas no se dejan llevar por el qué dirán y siguen luchando para alcanzar sus derechos. Tal es así que las compañeras de Templanza Suramericana asistieron el viernes 7 de junio al encuentro de salud realizado por el Consejo Nacional de Mujeres.

  En el marco de un proyecto político que entiende al otro como la Patria y con el objeto de abrirle las puertas a las problemáticas que atraviesan las mujeres, el evento contó con la presencia de varias invitadas especialistas en el tema: María del Carmen Bianchi, diputada nacional; Adriana Alvarez, ginecóloga y coordinadora del Programa Nacional de la Salud Sexual y Procreación Responsable; María Elena Naddeo, legisladora CABA y Adela Segarra, diputada nacional. Cada una de ellas participó a su manera, lo que les permitió desarrollar un panorama del estado de la salud y los derechos sexuales en el país.
                                                                                                             
  Con las convicciones arraigadas a flor de piel, pusieron en debate el programa Derechos sexuales y reproductivos, violencia obstétrica y Educacion sexual como prevencion, el  tema del aborto no estuvo ausente; En ese momento fue cuando se destacó la presencia de Maria del Carmen Bianchi, quien recordó que la cantidad de muertes maternas no había disminuido y que gran parte de ellas tenían que ver con el aborto clandestino. A su vez, calificó de imprescindible la organización de los medios a la hora de brindar información sobre está cuestión.

   A través de las palabras mostraron que estaban unidas y organizadas. Construyeron un mundo mejor, un mundo más equitativo. Llegaron a muchas conclusiones entre ella que debe Hablarse de todos los temas en todos los lugares, la salud sexual y reproductiva no es solo una cuestion del genero femenino y q el genero masculino debe hacerse cargo de la parte q le corresponde, hicieron carne los sueños de Evita. Pues entendieron que "ha llegado la hora de la mujer que piensa, juzga rechaza o acepta y ha muerto la hora de la mujer que asiste el destino de su hogar".



0 comentarios:

 

Página/12

ElArgentino.com