Construyendo para que el cambio sea inevitable

lunes, 8 de julio de 2013

   Los empresarios se llenan los bolsillos, defienden sus intereses y no respetan los derechos de la gente. Algunos fomentan el desabastecimiento, otros directamente mantienen en las góndolas precios más altos de los acordados. Sin embargo, existe una forma de frenarlo: el pueblo debe tomar la posta y luchar por aquello que tanto les pertenece.  Por eso, Templanza Suramericana junto con algunos compañeros de Unidos y Organizados estuvo repartiendo el sábado 6 de julio el listado con los productos congelados.

 

     La actividad comenzó desde temprano, con una juventud puesta en marcha y con ganas de cambiar la realidad. Una realidad que todavía padece los resabios del neoliberalismo, de esa política que excluye, que fomenta el individualismo y beneficia a unos pocos a costa del sufrimiento de unos muchos. Fue entonces cuando, con el propósito de evitar que se repitan algunos acontecimientos del pasado, se construyó en colectivo desde el pueblo que se debe mirar para cuidar los bolsillos. 

 

   Con las convicciones cimentadas por Néstor a flor de piel, se buscó demostrar que el proyecto Nacional y Popular propuesto por CFK no sólo entiende al otro como la Patria, sino también coloca la economía al servicio de la sociedad y los grandes paradigmas culturales. El general Perón decía "la economía nunca ha sido libre,  o la controla el Estado en beneficio del pueblo o la hacen los grandes consorcios en prejuicio de esté".



 
 
 
 
 
 

0 comentarios:

 

Página/12

ElArgentino.com